Saltar al contenido

Frigorificos combi integrables

Frigorificos combi integrables
Comprar Frigorificos combi integrables
Aprovechar al máximo el espacio de su cocina y mantener su estilo es algo que se está simplificando gracias a la creciente oferta de frigoríficos integrables que encontramos en el mercado. Estos frigoríficos mantienen todos los niveles de espacio y refrigeración con una buena calidad, a la vez que ofrecen diseños con los que podrá colocar el producto en cualquier lugar del interior de sus muebles, dejándolo perfectamente integrado en la decoración de los mismos. El modelo Teka CI3342 es uno de los más recomendados por su capacidad total de almacenamiento, que equivale a 283 litros. Además, dispone de un innovador sistema de puertas reversibles, realiza un consumo eficiente de electricidad, ya que pertenece a la clasificación A+ y dispone de dos espacios diferenciados, uno para la congelación y otro que funciona como frigorífico. Si necesita más capacidad, la KIR81AF30 de Bosch la aumenta a un total de 319 litros. En este caso, el producto no incluye congelador, sino que lo reemplaza con bandejas de frutas y verduras frescas para conservar frutas y verduras perfectas.

Tabla comparativa de Frigorificos combi integrables

Comprar Combi Integrable TEKA (40634305) CI3342

Entre todas las ventajas que tiene, podemos destacar su sistema de puertas reversibles, que permite un manejo práctico de los equipos, con un mejor aprovechamiento del espacio, teniendo total disponibilidad para realizar la apertura a la hora de almacenar o retirar algo en su interior.

Sus dimensiones deben ser cuidadosamente evaluadas, ya que puede no encajar en ciertos espacios, teniendo en cuenta su estructura elevada en dirección vertical.

Es un equipo con doble función, que incorpora sistema antibacteriano, botellero, termostato, congelación rápida, consumo eficiente, diseño de fácil combinación y apertura simple.

Comprar Bosch KIR81AF30 – Nevera (integrada, color blanco, derecha, 321L, 319L, SN, T)

Posee compartimentos para usos específicos, nivel de ruido de 37 dB, clasificación energética A++, material resistente, control de temperatura, autodeshielo, entre otros aspectos, que le permiten ofrecer una alta calidad. Además, su capacidad total es de 319 litros.

Para algunos usuarios, el hecho de que no incluya un congelador puede presentarse como una desventaja, especialmente si desean conservar los alimentos durante más tiempo.

Su tamaño, rendimiento, los elementos que lo componen y su excelente calidad hacen de este frigorífico un producto de alta durabilidad y eficiencia.

Comprar Siemens KI82LAF30 – Refrigerador combinado (incorporado, derecho, vidrio, 286L, 288L, SN, T)

Su capacidad máxima es de 288 litros, clasificación energética A++, nivel de ruido de 36 DB, control de temperatura, materiales de excelente durabilidad, alarma de puerta abierta, entre muchos otros elementos que usted apreciará al disfrutar de sus beneficios.

El frigorífico no dispone de la tecnología No Frost, típica de los modelos más actuales y que evita la fabricación de escarcha.

Es el modelo más caro dentro de esta guía comparativa y su inversión no será en vano, porque la calidad es indiscutible para el beneficio de todos en casa.

¿Cuál es el mejor refrigerador integrable del mercado?

Cuando se trata de dar un toque diferente a nuestra cocina, integrar parte de los electrodomésticos es una solución inteligente. Y optar por un modelo integrado, siempre que sea de alta calidad, aumenta el espacio disponible y mantiene la elegancia de las líneas del mobiliario. Sin embargo, no todos los productos pueden integrarse, por lo que si busca una nevera que cumpla estos requisitos, le recomendamos que lea nuestra guía para comprar la mejor nevera integrable, con la que podrá tener claro todo lo que necesita saber para realizar una compra inteligente.

Guía de compra

  • Capacidad de integración
    Dado que este tipo de frigorífico está diseñado para ser instalado en el interior de un mueble, el primer aspecto del que debemos hablar es su capacidad de integración. Una tarea en la que es conveniente tener despejado el espacio necesario en nuestra casa para que no compremos un producto que después no cabe en el agujero o que no lo aprovecha tan bien como debería, dejando más espacio del necesario. Por lo tanto, lo primero que hay que hacer es verificar el espacio físico disponible. Afortunadamente, los muebles de cocina de hoy en día tienen medidas estandarizadas que simplifican el proceso, por lo que el ancho de la abertura del refrigerador suele ser de unos 60 centímetros. Obviamente, no podemos comprar una nevera de 60 centímetros de ancho porque sería imposible ponerla en ese espacio, por lo que los modelos integrables tienen anchos de unos 55 centímetros. Sin embargo, no hay tanto acuerdo con la altura. Todo depende de cómo montes tu cocina. Por eso es conveniente comprobar la altura disponible, teniendo en cuenta que debe haber cierta distancia entre el techo de la nevera y la base del mueble que pueda tener encima. Por último, si tiene un rodapié instalado o piensa instalarlo, no olvide comprobar la altura a la que se abre la puerta para que no golpee el rodapié.
  • Capacidad de uso
    Una vez que tenemos nuestro comparativo de frigoríficos integrables segmentado con aquellos modelos que encajan en nuestro hueco, es el momento de hablar de la capacidad de uso. Un aspecto fundamental en cualquier frigorífico, tanto convencional como integrable, ya que es el que nos dará la medida de lo que vamos a poder guardar dentro del producto. Esta medida de capacidad se da en litros, es esencial que veamos los litros netos de capacidad y no los brutos, ya que estos últimos no son totalmente utilizables. Cuantos más litros netos tengamos, más espacio habrá para colocar lo que necesitemos. Por cierto, compruebe la distribución interior del producto, ya que los frigoríficos más baratos suelen tener distribuciones menos eficientes con elementos que dañan el proceso de colocación de nuestros alimentos en el interior. Por último, no podemos dejar de valorar las opciones de configuración del producto, especialmente en el frigorífico, dado que los congeladores actuales sólo incluyen unos pocos cajones en los que podemos hacer poco. Pero en la parte del frigorífico tenemos la posibilidad de cambiar la posición de los estantes, mover los soportes de las puertas y las bandejas o añadir y quitar elementos como los botelleros, si no los necesitamos. Cuantas más opciones tengamos para modular este espacio interior, mejor.
  • Funciones adicionales
    Para terminar nuestra guía hablamos de algunas funciones adicionales que no debemos olvidar. Una de ellas es la calificación energética. Este parámetro mide el gasto energético del producto y cuanto más cerca o más alta sea la clase A, más barato será el coste energético del producto. Hoy en día no deberíamos elegir modelos que no sean de clase A o superior, a menos que se quiera gastar más en electricidad. También es importante el sistema de control de producto, con el que se puede elegir la temperatura de funcionamiento de cada zona y otras opciones interesantes como el modo vacaciones o la activación del modo Super que muchos productos tienen para dar un enfriamiento extra al interior. Algo que debe ir de la mano con las tecnologías No Frost, que evitan que el hielo se acumule en el interior de la nevera congelando la humedad del interior. Y como estamos hablando de eficiencia, no está de más comprobar que el producto tiene un sistema de circulación de aire eficiente y un filtro antiolores que impide que los olores de los alimentos se mezclen, manteniendo su sabor y pureza. Algo parecido a lo que podemos obtener con los cajones específicos para ciertos alimentos como las verduras, la carne o el pescado, que encontramos en gran parte de los modelos actuales.

Cómo utilizar una nevera empotrada

En los últimos años, el mensaje de aceptación y exaltación de la diversidad se ha hecho visible en todas partes; no importa a dónde mires, siempre verás algo que dice “sé tú mismo” o “sé creativo” y tal vez por eso la mayoría de la gente se atreve a desatar toda su creatividad, incluso en las cosas más básicas. Una de las partes más bellas y creativas de una casa es la cocina y algo tan simple como un frigorífico puede convertirse en un proyecto artístico si es un frigorífico integrable.

  • Sacar la nevera de su embalaje
    Una de las partes más importantes a la hora de comprar un nuevo producto es sacarlo de su embalaje y comprobar que todo está bien. A veces, tratándolo bruscamente o no abriendo la caja donde debe causar daño al dispositivo, por esa razón, es necesario retirar las tiras de seguridad de la caja y abrir o cortar la caja para que quede en el lugar correcto. Si tienes que cortar, asegúrate de hacerlo con delicadeza para no llegar a la nevera.
  • Lea el manual de instrucciones
    Cuando tenga la nevera integrada fuera de su embalaje, compruebe el interior de la misma, ya que en ella encontrará el manual de instrucciones y también los materiales necesarios para su instalación. Además, en el manual encontrará información sobre las cosas que debe llevar el paquete; asegúrese de que todo lo necesario esté en el frigorífico y verifique adicionalmente el estado de la parte externa; si no está todo en orden, entonces es el momento de pedir la garantía.
  • Coloque la puerta e instale el refrigerador
    Busca a alguien con experiencia para colocar la puerta que elegiste en tu nuevo refrigerador incorporado o hazlo tú mismo; debes asegurarte de que todo esté bien ajustado para que no haya problemas. Después de este proceso, es hora de instalar el refrigerador en el lugar que usted ha reservado para él. Recuerde que es necesario que el lugar deje un espacio alrededor de la nevera para que pueda ventilarse; además, manténgalo al menos a 30 centímetros de lugares extremadamente calientes como el horno.
  • Conéctalo
    Para que empiece a funcionar, hay que conectarlo y esperar a que se vaya enfriando poco a poco para poder empezar a organizar las cosas dentro de él.
  • Regular la temperatura
    La mayoría de los refrigeradores modernos tienen controladores de temperatura con grados centígrados o sólo con “mínimo, medio, máximo”. Cuando sienta que el refrigerador ha comenzado a enfriarse, proceda a regular la temperatura dependiendo de lo que vaya a almacenar y también de los sabores que tenga sobre la temperatura de los líquidos. Recuerde no utilizar los mismos grados en la parte congelada para que no se dañe el alimento que necesita estar a muy bajas temperaturas.
  • Almacene sus alimentos
    Seccione su comida en elementos como “verduras” o “salchichas” para evitar que todo se mezcle y le resulte difícil hacer las cosas más tarde. Además, trate de asegurarse de que la mayoría de los alimentos con olores fuertes estén en recipientes que impidan que su aroma impregne a los demás.

Vídeos de Frigoríficos combi integrables

Frigoríficos Combinados Por Tipos